ESPECIALISTAS EN MEDIOS S.A. DE C.V.
Esta nota está terminada.
CONDUCTOR: JULIO BOLTVINIK GENERO: COLABORACIÓN
PROGRAMA: Fórmula Detrás de la Noticia CADENA: Grupo Fórmula
APARICIÓN: 07:39:58 DURACIÓN: 00:06:26
FRECUENCIA: 104.1 FM
COSTO: $.00
Julio Boltvinik: Cooperativas Mondragón
miércoles, 14 de abril de 2010
Versión.

Ricardo Rocha: Ayer no alcanzamos a escuchar toda la reflexión de nuestro experto en temas de pobreza, Julio Boltvinik, que se refería a una empresa verdaderamente ejemplar que es Cooperativas Mondragón, muestra de que otros mundos son posibles.

Julio Boltvinik, investigador del Colegio de México: Erik Olin Wright, destacado sociólogo de Estados Unidos en la introducción del libro "Visualizando utopías reales", dice que hubo un tiempo, pero ahora ya no es así, en que tanto los críticos como los defensores del capitalismo creyeron que otro mundo era posible, al cual se le llamaba socialismo.

Wright busca contribuir a reconstruir el sentido de posibilidad del cambio social emancipatorio, investigando las posibilidades reales de instituciones radicalmente diferentes que puedan adelantar los propósitos igualitarios asociados con la idea de socialismo.

Para ilustrarlo proporciona cuatro ejemplos de utopías reales: la presupuestación participativa de Porto Alegre, Brasil, Wikipedia, las cooperativas Mondragón y el ingreso básico y condicional.

Las Cooperativas Mondragón muestran, según Wright, la falsedad de la sabiduría prevaleciente de que en una economía de mercado las empresas cuya propiedad y administración está en manos de los trabajadores sólo son viables si son pequeñas y la fuerza de trabajo es homogénea, y que la democracia económica sería incompatible con la producción industrial moderna.

Otro profesor universitario de Estados Unidos, David Schweickart, en su libro "Después del capitalismo" considera que el elemento central de lo que podrá ser la sociedad postcapitalista es la democracia económica, que se caracteriza por tres elementos esenciales: control democrático de todas las empresas productivas por los trabajadores. Segundo, el mercado como mecanismo principal de interacción entre empresas y de éstas con los consumidores, y tercero, control social de la inversión.

Para mostrar la viabilidad del control de los trabajadores Schweickart se refiere a varias experiencias de cooperativas exitosas, pero profundiza en las Mondragón, cuya experiencia presenta como la prueba empírica más cercana de que la democracia económica funciona. Cuenta así la historia de su fundación y desarrollo.

En 1943 "el cura rojo", José María Arizmendiarrieta, que apenas se salvó de ser ejecutado por Franco durante la Guerra Civil, consternado porque creía que Dios da a casi todos igual potencial, pero ningún joven de clase obrera del pueblo de Mondragón, en el país Vasco español, había llegado a la universidad, fundó ahí una escuela de vocación técnica para niños de esta clase, 11 de sus primeros estudiantes se graduaron de ingenieros.

En 1956 cinco de ellos, y otros trabajadores, establecieron a instancias del cura una cooperativa para fabricar estufas y calentadores.

En1958 se estableció otra cooperativa para fabricar máquinas herramientas.

En 1959, otra vez a instancias de Arizmendiarrieta, se estableció un banco cooperativo, lo que resultó ser una innovación decisiva, dice Schweickart, pues el banco se convirtió en el punto central del sector cooperativo, proveyendo capital y experiencia técnica para las cooperativas.

Mondragón se expandió más allá del pueblo, narra Schweickart, y desarrolló una amplia gama de estructuras de apoyo, varias instituciones educativas, entre ellas una universidad técnica, dos institutos de investigación, una organización de seguridad social y una cadena de tiendas para el consumidor.

Schweickart dice que Mondragón hoy es el poder económico dominante en la región vasca de España, su división de bienes de capital es líder en máquinas de herramienta de corte en toda España y en igual situación se encuentra la división que fabrica refrigeradores, lavadoras y lavavajillas.

Su universidad técnica es considerada por muchos como el mejor instituto técnico de España. Habría que añadir que tiene 73 plantas industriales fuera de España por todo el mundo.

En pocas palabras, tenemos una corporación comparable en tamaño y en sofisticación tecnológica a una empresa multinacional capitalista, pero que tiene una estructura interna radicalmente diferente.

Esta corporación cooperativa es propiedad plena de los trabajadores y es administrada por ellos. Los trabajadores de cada cooperativa eligen en la asamblea general anual a su mesa directiva, que a su vez nombra a los administradores y elije delegados al Congreso de Mondragón, en el cuál se evalúa el plan para toda la corporación, que una vez aprobado es obligatorio para todas las cooperativas.

Más allá de los impresionantes logros de Mondragón importa destacar que en comparación con la economía descalza que promueve el banco Grameen de Bangladesh como vía para superar la pobreza más extrema, la vía de Mondragón es una forma radicalmente distinta de superar la pobreza en general, no sólo la extrema, y además transformar el mundo por la democracia económica.

Deja en claro que la economía controlada por los pobres no tiene que ser una economía descalza, que sólo produzca en condiciones precarias artículos de baja calidad para pobres. Su evaluación, porque también tiene sus claroscuros como todos, quedaría pendiente para próximas colaboraciones.

Ricardo Rocha: Como siempre, Julio, de verdad, muchas gracias, muy aleccionador escucharte. Ojalá tomáramos nota porque siempre hemos dicho que hay posibilidades de combatir la pobreza, de generar recursos a partir de la pobreza. Hay fórmulas, lo que pasa es que luego hay intereses también que no quieren aplicarlas.
36-1239[tc]



 Haga click para consultar la nota
Enviar por correo electrónico:
 
  Su Nombre completo:..
  Correo(s) Destinatario(s)
[separados por ;]:
Asunto
 
  Comentarios: